domingo, 17 de octubre de 2010

La multiculturalidad

La canciller alemana, Angela Merkel, acaba de subir un peldaño en el debate sobre la multiculturalidad que se está produciendo en muchos países europeos y está alumbrando una política más regresiva con la inmigración, incluida la prohibición del velo islámico, y que como un virus recorre el Viejo Continente. Lo que ha sucedido en los últimos tiempos en países como Francia, Bélgica, Noruega, Dinamarca, Suecia, Holanda, Austria, Suiza o Italia, lejos de zanjar el debate en sus respectivos estados, ha actuado como caja de resonancia hacia el exterior.

En España también las posiciones de muchos de los partidos parlamentarios se han ido deslizando hacia actitudes más rígidas en el tratamiento de la inmigración, y de una manera clara el PP parece querer abanderar este tema en las elecciones autonómicas primero y en las municipales y generales después, y busca situarlo como uno de los elementos de la campaña. Ante representantes de la organización juvenil de su partido (la CDU) reunidos en Potsdam, la canciller Merkel ha proclamado el fin de la multiculturalidad en Alemania, justificándolo con que la idea de vivir juntos y disfrutar del otro "ha fracasado totalmente".

Sus palabras han sido presentadas como una cesión a los sectores más derechistas de su partido en su voluntad de impedir la aparición de un partido xenófobo. Europa ha entrado en un debate que ya se antoja imparable por las posiciones de sus dos principales mandatarios, como son Merkel y Sarkozy. Ya no es un debate de la periferia nórdica, ni de los Países Bajos. Desde el corazón de Europa se quiere abrir este debate con la aquiescencia de una parte de la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Otros artículos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un trabajo práctico

El cine se presenta como un recurso didáctico excepcional que motiva a los alumnos y representa, ilustra e integra los conceptos y actitudes que el currículo desarrolla.
Cuatro películas para ver
bajo las siguientes consignas:
1. Definir el "objeto de conocimiento".
2. Analizar las formas que el docente transfiere el conocimiento a los alumnos.
3. Observar cómo los alumnos se apropian del conocimiento y que estrategias usan.
4. Ordenar, sistematizar y redactar un informe con sus propias palabras.