jueves, 17 de junio de 2010

Un hallazgo sorprendente confirma que los olmecas conocieron la escritura


El sorpresivo hallazgo de un texto olmeca, antecesores de los mayas, cuya antigüedad sería de unos 3.000 años, podría modificar radicalmente toda la visión que se tienen en la actualidad de la que se considera la primera gran cultura del continente, y cambiar la cara de la historia de América.
La escritura se encontró en un bloque de piedra hallado en una cantera localizada en Cascajal, en la localidad de Lomas de Tacamichapa, Veracruz, México. La importancia de este sorprendente descubrimiento radica en que esta escritura obedece a un sistema hasta ahora desconocido y que, gracias a que su confección se remontaría a mil años antes de nuestra era, sería el texto escrito más antiguo de América, debido a que su antigüedad es unos 400 años mayor a todo lo descubierto en la materia hasta la actualidad..
Según declaró el antropólogo Stephen D. Houston, de la Brown University , uno de los responsables del descubrimiento, el hallazgo despeja cualquier duda que pudiera quedar de que los olmecas, padres de las complejas civilizaciones mesoamericanas, disponían de escritura, lo que ciertamente revela a la civilización olmeca como una cultura mucho más compleja y rica de lo que se creía hasta ahora.
El grupo de descubridores, liderado por Carmen Rodríguez y Ponciano Ortiz, que se conformó con mexicanos y estadounidenses, informó además, que el descubrimiento se produjo cuando los peones de una cantera, situada en un antiguo sitio arqueológico, realizaban labores para obtener material para pavimentar una carretera.
La escritura se encuentra en un bloque trabajado sobre la piedra, y se encontró junto a otras pequeñas piezas de cerámica, fragmentos de pequeñas figuras de barro y otros materiales rotos. Todas las piezas han sido datadas y se estima que pertenecen a la fase más antigua de la cultura olmeca, a la que se denomina San Lorenzo, en razón de que en esa localidad se encontraba el primer gran centro de esta civilización, cerca de Cascajal-, entre 1.200 y 900 años antes de Cristo.
El bloque de piedra tiene unas medidas de 36 por 21 centímetros, de 13 centímetros de grosor y cuenta con un peso aproximado a los 12 kilos. El texto está compuesto por unos 62 signos, 28 distintos, algunos de los cuales se repiten más de cuatro veces. De acuerdo al criterio de los investigadores, las características de los, glifos indicarían con claridad que se trata de algún tipo de escritura , que hasta podría contener sintaxis y formas poéticas, y creen que el texto debe leerse horizontalmente. Entre ellos se distinguen signos con formas vegetales, el signo de un ojo, un trono, una mazorca de maíz, un pez y un insecto, todo ello acorde con la imaginería olmeca
A pesar de lo grandioso del hallazgo, los investigadores echaron en cierta forma paños fríos sobre el mismo, cuando adelantaron que es sumamente improbable que se pueda llegar a descifrar científicamente el texto encontrado, debido a que es muy corto y escasa es la cantidad de signos para llevar a cabo la tarea.
Hasta ahora se consideraban a los glifos de la cultura zapoteca hallados en Oaxaca los más antiguos de América, pero estos le anteceden en 400 años.
Se cree que no se han encontrado restos similares con anterioridad en razón de que no se ha excavado demasiado sobre restos de esta civilización, y además porque es probable que esta cultura escribiera sobre madera, razón por la cual la mayoría de estos vestigios se encontrarían desaparecidos en la actualidad.
Aunque no se pueda traducir este texto encontrado, el hallazgo constituye un verdadero avance en el estudio de esta civilización tan compleja que sentó las bases para que posteriores culturas como la maya, vieran alimentada su arquitectura, religión y simbolismo, cumpliendo una tarea similar a la que cumplieron las antiguas culturas de la Mesopotamia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros artículos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un trabajo práctico

El cine se presenta como un recurso didáctico excepcional que motiva a los alumnos y representa, ilustra e integra los conceptos y actitudes que el currículo desarrolla.
Cuatro películas para ver
bajo las siguientes consignas:
1. Definir el "objeto de conocimiento".
2. Analizar las formas que el docente transfiere el conocimiento a los alumnos.
3. Observar cómo los alumnos se apropian del conocimiento y que estrategias usan.
4. Ordenar, sistematizar y redactar un informe con sus propias palabras.