martes, 29 de junio de 2010

Tribu africana perdida en la India

Es un pueblo como miles en la India una tiendas de la esquina pocos y polvorientos caminos de disección, casas de barro y ladrillos en filas al azar en el borde de los exuberantes campos.
Lo que diferencia a Jambur aparte son sus habitantes a unos 4.000 hombres, mujeres y niños de origen africano llamado sin lugar a dudas Siddis, y virtualmente todos ellos pobres.
"Son las tribus perdidas de África", dice Ashish Nandi, el sociólogo en el Centro de Nueva Delhi para el Desarrollo de Sociedades.
Pero el Siddis en este pueblo 470 kilometros al sudoeste de Ahmedabad, la capital comercial del estado de Gujarat occidental, dicen que no saben nada de sus orígenes como descendientes de esclavos africanos.
"Yo nací aquí. Me casé aquí. Mi padre y mi abuelo también son de este pueblo. No tengo idea de donde sus antepasados vinieron de", dice Aishubehn Makwana Basurim, una mujer de 40 años de edad, quien es el jefe de aldea .
"Nunca he oído hablar de África", dice, añadiendo que las cuestiones más importantes son la falta de acceso a una buena educación y, en general están quedando atrás por el auge económico de la India.
Antropólogo Bhattacharya DK dice la llegada de los Siddis 'se remonta al siglo 10, cuando muchos llegaron a bordo de la dhows de los comerciantes árabes que comerciaban con los reinos a lo largo de la costa occidental de la India.
Los árabes se cree que han capturado la Siddis después de redadas en aldeas costeras bantú en día Abisinia moderna Eritrea y otros lugares en el este de África, dice Bhattacharya.
"Hubo un floreciente mercado de esclavos entre los siglos 10 y 16 en Gujarat, un trampolín de la migración intercontinental en esos días.
"Este comercio de esclavos africanos no estaba tan organizada como lo que vendría a finales de los 16 o principios del siglo 17 en Europa. Sin embargo, es anterior a los barcos transportar esclavos africanos a las plantaciones de azúcar de América del Sur y las plantaciones de algodón del sur de Estados Unidos", , dice.
Con la desaparición de los principados indios en los siglos 18 y 19, el Siddis se retiraron a sus propias comunidades y ahora viven en los bolsillos a lo largo de los Estados ribereños de Gujarat, así como en Goa, Maharashtra y Karnataka.
En la actualidad, el número de 10.000 a 15.000 y se han asimilado a fondo, dice Bhattacharya.
Todo el mundo en el pueblo de habla Aishuben Kathiawadi el dialecto hablado por Gujarati millones de personas que viven en el estado. La elección de la vestimenta de las mujeres es el pijama salwar kameez-coronado por largas túnicas y se asoció con una estola, usado por millones de otras personas en la India. Siddi los hombres usan las camisas, camisetas y pantalones.
"Se han mezclado totalmente en los alimentos que comemos, la ropa que llevan, el idioma que hablen", dice Joshi PC que enseña antropología en la Universidad de Delhi.
Familias asentadas en Goa, por ejemplo, fueron traídos por los comerciantes portugueses "por lo que son cristianos. Siddis traídos por los comerciantes árabes son musulmanes", dice Bhattacharya.
Pero debido a que no se casan fuera de su propio grupo, que han conservado su aspecto distintivo de África.
"No permitimos que nuestros niños y niñas a casarse fuera de nuestra comunidad. Esta es una regla muy estricta que observamos", dice el jefe de aldea Aishubehn.
En esto, no se diferencian de otras comunidades indígenas ", donde incluso hoy en día, los matrimonios son arreglados a juego de casta, credo, religión", dice el sociólogo Nandi.
En cuanto a la música y la cultura, Bhattacharya encuentra "indudables elementos africanos en el mismo. Saltan y ululan violentamente al ritmo de tambor cilíndrico".
Jefe de aldea Basuruim sabe por el momento la cultura de la Siddis es seguro.
Pero que está preocupada por el futuro económico de la comunidad.
La mayoría de Siddis apenas educados y vivir en los márgenes de la sociedad a pesar de un estatuto especial tribales asumidos por el Gobierno les garantiza puestos de trabajo y la educación.
"El empleo, la educación, las carreteras, el desarrollo", como las listas de prioridades cuando se le preguntó sobre sus esperanzas para el futuro de Jambur.
"Nuestros niños necesitan educación. La mayoría de nuestros chicos están desempleados o trabajadores asalariados ganan todos los días 50 rupias (algo más de un dólar) al día. Ayudan a cabo en las fincas de caña de azúcar o hacer trabajos de apoyo.
"Lo que quiero para ellos son buenos empleos. Logramos abrir una escuela aquí hace cinco años.
"Quiero un hospital y un colegio aquí. Quiero desarrollar Jambur en una ciudad como Ahmedabad", dice, refiriéndose a la capital del estado comparativamente deslumbrante

jueves, 17 de junio de 2010

Un hallazgo sorprendente confirma que los olmecas conocieron la escritura


El sorpresivo hallazgo de un texto olmeca, antecesores de los mayas, cuya antigüedad sería de unos 3.000 años, podría modificar radicalmente toda la visión que se tienen en la actualidad de la que se considera la primera gran cultura del continente, y cambiar la cara de la historia de América.
La escritura se encontró en un bloque de piedra hallado en una cantera localizada en Cascajal, en la localidad de Lomas de Tacamichapa, Veracruz, México. La importancia de este sorprendente descubrimiento radica en que esta escritura obedece a un sistema hasta ahora desconocido y que, gracias a que su confección se remontaría a mil años antes de nuestra era, sería el texto escrito más antiguo de América, debido a que su antigüedad es unos 400 años mayor a todo lo descubierto en la materia hasta la actualidad..
Según declaró el antropólogo Stephen D. Houston, de la Brown University , uno de los responsables del descubrimiento, el hallazgo despeja cualquier duda que pudiera quedar de que los olmecas, padres de las complejas civilizaciones mesoamericanas, disponían de escritura, lo que ciertamente revela a la civilización olmeca como una cultura mucho más compleja y rica de lo que se creía hasta ahora.
El grupo de descubridores, liderado por Carmen Rodríguez y Ponciano Ortiz, que se conformó con mexicanos y estadounidenses, informó además, que el descubrimiento se produjo cuando los peones de una cantera, situada en un antiguo sitio arqueológico, realizaban labores para obtener material para pavimentar una carretera.
La escritura se encuentra en un bloque trabajado sobre la piedra, y se encontró junto a otras pequeñas piezas de cerámica, fragmentos de pequeñas figuras de barro y otros materiales rotos. Todas las piezas han sido datadas y se estima que pertenecen a la fase más antigua de la cultura olmeca, a la que se denomina San Lorenzo, en razón de que en esa localidad se encontraba el primer gran centro de esta civilización, cerca de Cascajal-, entre 1.200 y 900 años antes de Cristo.
El bloque de piedra tiene unas medidas de 36 por 21 centímetros, de 13 centímetros de grosor y cuenta con un peso aproximado a los 12 kilos. El texto está compuesto por unos 62 signos, 28 distintos, algunos de los cuales se repiten más de cuatro veces. De acuerdo al criterio de los investigadores, las características de los, glifos indicarían con claridad que se trata de algún tipo de escritura , que hasta podría contener sintaxis y formas poéticas, y creen que el texto debe leerse horizontalmente. Entre ellos se distinguen signos con formas vegetales, el signo de un ojo, un trono, una mazorca de maíz, un pez y un insecto, todo ello acorde con la imaginería olmeca
A pesar de lo grandioso del hallazgo, los investigadores echaron en cierta forma paños fríos sobre el mismo, cuando adelantaron que es sumamente improbable que se pueda llegar a descifrar científicamente el texto encontrado, debido a que es muy corto y escasa es la cantidad de signos para llevar a cabo la tarea.
Hasta ahora se consideraban a los glifos de la cultura zapoteca hallados en Oaxaca los más antiguos de América, pero estos le anteceden en 400 años.
Se cree que no se han encontrado restos similares con anterioridad en razón de que no se ha excavado demasiado sobre restos de esta civilización, y además porque es probable que esta cultura escribiera sobre madera, razón por la cual la mayoría de estos vestigios se encontrarían desaparecidos en la actualidad.
Aunque no se pueda traducir este texto encontrado, el hallazgo constituye un verdadero avance en el estudio de esta civilización tan compleja que sentó las bases para que posteriores culturas como la maya, vieran alimentada su arquitectura, religión y simbolismo, cumpliendo una tarea similar a la que cumplieron las antiguas culturas de la Mesopotamia.

viernes, 11 de junio de 2010

Monos que "hablan"


Los especialistas creen haber encontrado en los primates las raíces del lenguaje humano
El mono de Campbell, o Cercopithecus Campbelli, utiliza el proceso de afijación. Las llamadas de alarma de los machos constan de una "raíz" variable y de un "sufijo" opcional. La adición de esta partícula gramatical transforma una alerta concreta (contra los leopardos, en el caso estudiado) en un aviso genérico de peligro indefinido, basado en que se agitan los árboles.

Una característica que distingue el lenguaje humano de los sistemas de comunicación animales es que tiene una arquitectura morfosintáctica: los elementos morfológicos (las raíces de las palabras) y los sintácticos (prefijos, sufijos) se combinan por un sistema de reglas propias del lenguaje. Estas reglas son responsables de gran parte del poder generativo de nuestro lenguaje.

En años recientes se ha comprobado que otras especies también utilizan la combinatoria para diversificar su repertorio de llamadas. No sólo en algunas especies de monos, sino también de pájaros y ballenas. El canto de los pájaros tiene incluso una estructura recursiva, o jerárquica.

Pero nunca se había visto algo similar a un sufijo. Los sufijos tienen un papel central en nuestro lenguaje, porque pueden alterar la categoría gramatical de la palabra: transforman cruel en crueldad, canto en cantante, análisis en analizar.

Karim Ouattara, del Centre Suisse de Recherches Scientifiques en Costa de Marfil; Alban Lemasson, de la Universidad de Rennes, y Klaus Zuberbüler, de la Universidad de Saint Andrews en Escocia, llevan años estudiando a los monos de Campbell en el parque nacional Tai en Costa de Marfil, uno de los ocho países africanos por donde se extiende esta especie. Publican sus últimos resultados en PLoS Biology.

Las monas de Campbell que forman el núcleo de un grupo interactúan mucho entre sí, tanto de forma física como vocal. Emiten diversas llamadas de angustia, amenaza, contacto o aviso. Los machos, que se dedican a la territorialidad y a la defensa contra los predadores, habitan en los márgenes del sistema. Son mucho más parcos en llamadas, y sólo las usan en las grandes ocasiones.

Zuberbüler y sus colegas han clasificado las llamadas de los machos en seis tipos: hok, hok-oo, krak, krak-oo, wak-oo y boom. Los científicos creen que "-oo" es el equivalente de un sufijo humano, y han reunido varias evidencias.

Las llamadas "krak" se emiten exclusivamente tras detectar la presencia de un leopardo, así que no es arriesgado asignarles ese significado. Sin embargo, "krak-oo" parece corresponder a cualquier alteración: ataques de águilas (o cualquier otra cosa que vuele), predadores terrestres o ramas que se caen de un árbol.

De modo similar, la llamada "hok" se asocia casi en exclusiva con la llegada de un águila coronada (o con su aviso por otro macho), mientras que "hok-oo" puede corresponder a una variedad de peligros, incluida la presencia de un macho de otra vecindad (esto la diferencia de "wak-oo", que nunca se aplica a los vecinos). Los investigadores han comprobado estas observaciones de campo con experimentos que hacen uso de modelos visuales y auditivos de los distintos predadores.

Para producir sus llamadas, los monos tienen que coordinar los movimientos de la lengua, la mandíbula y los labios, según se ha comprobado en otras especies. "Nuestros resultados, por tanto", dice Zuberbüler, "se suman a la creciente evidencia de que los primates no humanos utilizan procesos similares a los que producen el habla humana, para comunicar cambios en el entorno de una manera que tenga sentido".

La investigación no parece haber agotado el tema. "Los monos de Campbell", dicen los científicos, "no suelen producir llamadas aisladas, sino secuencias de llamadas de distintos tipos". Zuberbüler ha examinado en otro trabajo (publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, edición electrónica) si hay alguna relación entre los "sufijos" y la pauta de esas secuencias, que agrupan entre 10 y 20 llamadas.

Según sus resultados, una secuencia compuesta sólo de "booms" es la que se usa para azuzar al grupo a que levante el campamento y emigre hacia algún otro lugar del bosque. "Vámonos, vámonos, vámonos", podría servir como traducción española (el más habitual "vamos que nos vamos" tiene, pese a las apariencias, una notable complejidad sintáctica).

Pero una serie de "booms" seguida de unos pocos "krak-oos" ya no significa levantar el campamento, sino "¡árbol va!". Los investigadores han comprobado que esta frase aparece casi exclusivamente asociada a la caída de un árbol, o de la rama de uno.

Si lo que se quiere significar, por el contrario, es la presencia en las cercanías de otro grupo de monos de Campbell (o al menos de uno de sus machos, lo que puede ser igual de preocupante para el macho local que da el aviso), la frase de elección parece ser dos "booms" y unos cuantos "krak-hoos" y "hok-oos" sin un orden preciso.

Los humanos nos separamos de los chimpancés hace seis millones de años. En ese periodo tuvo que evolucionar el lenguaje humano, al que muchos científicos suponen un proceso clave en la evolución de nuestras capacidades cognitivas. Y por tanto la mayor incógnita sobre nuestros orígenes.

Pero de los cercopitacos de Campbell nos separamos hace 30 millones de años. El descubrimiento de una forma primitiva de morfosintaxis en esta especie muestra que nuestra competencia lingüística pudo evolucionar a partir de fundamentos muy antiguos, o lo que Zuberbüler llama "rasgos ancestrales flotando en el linaje de los primates".

Una historia de continuidad en la evolución de esta capacidad humana casa bien con lo que se sabe de FoxP2, "el gen del lenguaje". Las mutaciones de este gen causan que una persona sea incapaz de distinguir los fonemas dentro de una palabra, de generar inflexiones a partir de una raíz, de comprenderlas si no las había aprendido previamente de memoria y de producir con naturalidad estructuras sintácticas. De ahí "el gen del lenguaje".

Pero FoxP2 ha resultado ser uno de los genes más estables a lo largo de la evolución que se conocen. Su producto (la proteína FoxP2) es una cadena de 715 aminoácidos. El gen humano y el del ratón sólo difieren en tres de los 715, y sólo dos de esas diferencias distinguen el gen humano y el del chimpancé. Los neandertales tenían ya la misma versión que nosotros.

JAVIER SAMPEDRO | ELPAIS.com http://www.thesun.co.uk/sol/homepage/news/2767848/Monkey-speak-monkey-do.html

Otros artículos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un trabajo práctico

El cine se presenta como un recurso didáctico excepcional que motiva a los alumnos y representa, ilustra e integra los conceptos y actitudes que el currículo desarrolla.
Cuatro películas para ver
bajo las siguientes consignas:
1. Definir el "objeto de conocimiento".
2. Analizar las formas que el docente transfiere el conocimiento a los alumnos.
3. Observar cómo los alumnos se apropian del conocimiento y que estrategias usan.
4. Ordenar, sistematizar y redactar un informe con sus propias palabras.