sábado, 22 de noviembre de 2008

En España hay más de 850.800 analfabetos

Educación - En 2005 un 2,15% de la población no sabía leer ni escribir; en 2007 el porcentaje aumentó hasta el 2,3%. Un 3,1% de la población femenina es analfabeta, mientras que en los hombres la incidencia es de un 1,4%. En Extremadura, un 5% de la población no sabe leer ni escribir. Los datos del informe PISA publicados en diciembre dejaron en evidencia que España necesita mejorar en lectura y en ciencias, pero nada dice del analfabetismo (personas que no saben leer ni escribir). En 2005 había un 2,15% de analfabetos Sin embargo, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2007 aún había 858.000 personas analfabetas en toda España. Aunque el porcentaje no es alto, lo cierto es que los datos tampoco son demasiado buenos. No en vano, la tasa de analfabetismo se fue reduciendo durante la década de los noventa y principios del nuevo siglo (en 1991 había un 4,90% de analfabetos mientras que en 2005 había casi la mitad, un 2,15%) pero ha vivido un ligero repunte en los dos últimos años, hasta situarse en el 2,3% en 2007. El dato es sustancialmente peor en las mujeres. Un 3,1% de la población femenina es analfabeta, mientras que en los hombres la incidencia es de un 1,4% Las peores cifras, en Extremadura Por comunidades, las peores cifras están en Extremadura, donde un 5% de la población no sabe leer ni escribir. Le siguen Andalucía (4,3%), Castilla-La Mancha (4%) y Murcia (3,8%). La Rioja, con un 0,4%, es la comunidad con una tasa menor de analfabetismo, seguida de Cantabria y Navarra (0,5%) y del País Vasco (0,7%).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros artículos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un trabajo práctico

El cine se presenta como un recurso didáctico excepcional que motiva a los alumnos y representa, ilustra e integra los conceptos y actitudes que el currículo desarrolla.
Cuatro películas para ver
bajo las siguientes consignas:
1. Definir el "objeto de conocimiento".
2. Analizar las formas que el docente transfiere el conocimiento a los alumnos.
3. Observar cómo los alumnos se apropian del conocimiento y que estrategias usan.
4. Ordenar, sistematizar y redactar un informe con sus propias palabras.