domingo, 4 de noviembre de 2007

Didáctica de la Antropología en el Bachillerato de España


"Es evidente que todas las ciencias se relacionan en mayor o menor grado con la naturaleza humana, y que aunque algunas parezcan desenvolverse a gran distancia de ésta regresan finalmente a ella por una u otra vía. Incluso las matemáticas, la filosofía natural y la religión natural dependen de algún modo de la ciencia del hombre pues están bajo la comprensión de los hombres y son juzgados según las capacidades y las facultades de éstos".
Considero muy conveniente comenzar la exposición de esta comunicación con estas palabras de David Hume, ya que queda muy bien reflejado uno de los grandes fines de la Antropología: el intento de responder, con mayor o menor fortuna a la pregunta ¿Qué es el hombre?. Además, el autor hace claramente hincapié en la posición central del ser humano dentro del amplísimo campo de la investigación entorno a todos los ámbitos del saber. Y en el campo de la Didáctica de la Antropología, al que voy a circunscribirme, me parece esencial el prestar una atención especialísima al ser humano, ya que a él va dirigida directamente toda la investigación: se trata de reflexionar sobre cómo enseñar, pero este cómo está condicionado directamente por el a quién. No se trata de un pensar en abstracto, sino reflexionando sobre los recursos pedagógicos concretos que pueden ser utilizados en un curso de Antropología dirigida a alumnos de Bachillerato.
Quizás a alguien le sorprenda que me esté refiriendo a alumnos de Bachillerato y no de Universidad. Por eso, dedicaré ahora unas líneas a explicitar cuál es la situación de la Antropología dentro de los estudios de Bachillerato. Para no hacer de éste un recorrido especialmente largo y arduo, me centraré en el ámbito geográfico de la Comunidad Valenciana, que es donde desarrollo mi tarea educativa. Primero, describiré someramente cuál es la situación dentro del marco legal de la LOGSE. Para ello acudiré a la "Orden del 10 de Mayo de 1995, de la Consellería de Educación y Ciencia por la que se establecen las materias optativas de Bachillerato y se regula su Currículo". En esta Orden, la Antropología aparece como una materia optativa para el Segundo Curso del Bachillerato en la Modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales y se expone también sus currículo con una introducción general sobre la asignatura, los objetivos generales, los núcleos de contenido con orientaciones didácticas y los criterios de evaluación. En su momento, haré las oportunas referencias a estos aspectos ahora sólo enunciados.
A lo largo de este trabajo tendré este documento como referencia, ya que sobre todo hay un punto que considero fundamental: La Antropología ya tiene un lugar legitimado dentro del Bachillerato, y no es sólo tocado tangencialmente como una pequeña parte del temario de 3 de B.U.P.. Hemos de procurar por todos los medios a nuestro alcance que esta situación no sea sólo algo formal, reflejado en un documento legal, sino que su presencia sea real, y cada vez más numerosa y manifiesta en las aulas. Y es aquí donde las reflexión sobre la Didáctica de la Antropología adquiere un papel de primordial importancia, porque no es suficiente con saber qué enseñar, es necesario saber cómo y de modo muy especial a quién.
Quiero detenerme unos momentos en subrayar el carácter opcional de esta asignatura: es decir, es el alumno libremente el que la elige y, por tanto, será muy importante que presentemos esta materia del modo más a atractivo posible si queremos que cada vez sea mayor el número de personas interesadas en problemas antropológicos y, que al darse el estudio de estos temas en los niveles de enseñanza no universitaria se posibilite el aumento de estudiantes en nuestras Facultades.
Sirvan las líneas anteriores como introducción y ahora me centraré en la tarea primordial de este artículo: "¿Cómo enseñar Antropología a los alumnos de Bachillerato?". Ante todo, parece esencial que el profesor tenga una perspectiva global de la materia, para lo cual considero esencial dedicar un tiempo de trabajo previo al comienzo del curso académico a realizar una programación anual de la asignatura en la que queden claros los objetivos generales, los núcleos de contenidos con una secuenciación temporal y los contenidos mínimos exigibles, los criterios de evaluación y los recursos didácticos. Con esto obtendremos una importantísima visión previa que nos servirá como marco de referencia para toda nuestra tarea posterior y evitaremos la situación de ir avanzando en las clases por tanteo y sin saber exactamente a dónde queremos llegar o cuál es el sentido de las diferentes actividades que vamos realizando en clase, lo cual si se produce conduce al desaliento no sólo del profesor sino de los alumnos, pues es desesperante no saber a ciencia cierta el sentido y la razón de lo que se está haciendo. En el caso de nuestra asignatura, es esencial y sirve de gran ayuda la consulta de los documentos oficiales donde queda reflejado el currículo de la misma, y donde encontraremos información muy relevante para el posterior desarrollo de nuestra tarea educativa. Además existen multitud de obras de consulta que versan sobre el tema de la programación a las que se puede acudir. Por supuesto, es muy interesante el trabajar conjuntamente con los otros miembros del Departamento o Seminario de Filosofía al que estemos adscritos en nuestro centro de trabajo.
Pasaré ahora a realizar un estudio no pormenorizado ni tampoco exhaustivo de los diferentes recursos didácticos que pueden ser utilizados en el desarrollo de las clases. Como punto de partida, analizaré, en primer lugar, aquellos aspectos didácticos generales que vienen reseñados en la de Orden del 10 de Mayo 1995 de la Generalidad Valenciana, para luego descender a un análisis tan detallado como la extensión de estas páginas lo permita. En este documento oficial se dice " La didáctica de una disciplina que a su excepcional generalidad añade compromisos teóricos y prácticos, plantea problemas importantes y obliga a tomar posiciones reflexivas. Puesto que se trata de un único curso de Antropología que tendrán los alumnos en todo el bachillerato, se ha considerado conveniente abordarlo desde una perspectiva global e integradora de estos diferentes aspectos y dimensiones que configuran la realidad humana (biológico, sicológico, social, cultural, histórico, etc. ) . En este sentido, el estudio de esta materia puede contribuir a vertebrar conocimientos parciales sobre el hombre suministrados más específicamente por otras asignaturas en el plan de estudios (biología, sicología, sociología, economía, derecho , historia, literatura...).
Por: María Asunción Segura Noya. de: Alicante España

1 comentario:

  1. Que tal María, me gustaría mucho establecer contacto contigo para intercambiar puntos de vista sobre la forma en que se imparte Antropología en el Bachillerato de España.Asimismo me gustaría entablar contacto con otros docentes de tu escuela. En lo personal soy miembro de un grupo de profesores que imparten Antropología y en estos momentos estamos trabajando una nueva propuesta para un bachillerato de México.

    Sí puedes contestarme envía un correo a la siguiente dirección
    jfranciscors@hotmail.com

    ResponderEliminar

Otros artículos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un trabajo práctico

El cine se presenta como un recurso didáctico excepcional que motiva a los alumnos y representa, ilustra e integra los conceptos y actitudes que el currículo desarrolla.
Cuatro películas para ver
bajo las siguientes consignas:
1. Definir el "objeto de conocimiento".
2. Analizar las formas que el docente transfiere el conocimiento a los alumnos.
3. Observar cómo los alumnos se apropian del conocimiento y que estrategias usan.
4. Ordenar, sistematizar y redactar un informe con sus propias palabras.