miércoles, 20 de julio de 2011

Mendoza valora su patrimonio

PROPUESTA DIDÁCTICA

En vacaciones, los chicos descubren la "aventura del patrimonio" en el Parque

A través de viñetas, el dibujante local Chanti le mostró a los niños el patrimonio cultural de Mendoza. Ahora, las escuelas pueden acceder a esta muestra educativa.
Por: Paola Bruno paola.bruno@elsol.com.ar
Lorenzo tiene 10 años y a él le gustó descubrir la estructura y la historia de una iglesia en Godoy Cruz. Mientras que su hermana Constanza, de 7 años, dibujó y pintó con muchos colores la cordillera mendocina. Ambos descubrieron el patrimonio cultural provincial a través de las megas historietas del dibujante local Santiago "Chanti" González Riga, que ayer estuvieron expuestas en el Parque General San Martín.

A través de diecinueve viñetas, el artista mendocino mostró la variabilidad y riqueza del patrimonio cultural de Mendoza. Un recorrido por todos los departamentos y una mirada sobre la Fiesta Nacional de la Vendimia le mostró a los chicos: mitos, leyendas, personajes destacados y bienes patrimoniales materiales e inmateriales. La muestra culminó ayer, en la Sala de Exposiciones de la Dirección de Patrimonio Cultural en el Parque General San Martín (Padre Contreras 1.250) y se trasladará a los colegios que estén interesados (llamar al teléfono 4203136 o escribir al correo: patrimonio@mendoza.gov.ar).

Las viñetas de Chanti mostraron, por ejemplo, el patrimonio urbano de Capital, con sus edificios emblemáticos, como el Pasaje San Martín y el Edificio Gómez. Mientras que en el caso de Las Heras, se enfatizó en su patrimonio arqueológico y se dibujó el Cerro Tunduqueral, también se homenajeó al arqueólogo Juan Schobinger. "Se ilustró el patrimonio de cada departamento. Lo hice con lápiz, con trazos frescos y espontáneos para que los chicos lo entiendan rápidamente. Además, dibujé una nena que recorre todas las viñetas contando la historia", le contó Chanti a El Sol On Line.

Lorenzo fue a la muestra con su hermana y su mamá. "A mí me gustó la iglesia (San Vicente Ferrer) y por eso la dibujé. Para cuidarla no hay que romper nada y mantenerla limpia", dijo el niño. Para su mamá, Karina Estébanez, de Capital, la propuesta es muy interesante "porque a través del arte se logra que los chicos incorporen un concepto, como es el del patrimonio, que no es fácil de entender", recalcó.

Y para que la idea sobre patrimonio cultural quedara plasmada en los niños, dos artistas locales se encargaron de darle forma a la muestra. "Nosotros hacemos el recorrido con los chicos, con música, y les vamos contando de qué se tratan las viñetas", resaltaron Teresa Flores y Matías González.

Es importante recordar que el patrimonio cultural es el conjunto de objetos y manifestaciones (materiales o inmateriales) que se heredan del pasado y que definen nuestra identidad cultural como pueblo. Es importante conservarlo porque habla de la continuidad en el tiempo y permite que cada sociedad se distinga de otros grupos.
"En el caso de los inmuebles, están comprendidos en la Ley de Patrimonio. Todos aquellos que hayan sido declarados como Patrimonio Cultural a través de una ley, un decreto o una ordenanza (tanto en ámbitos nacional, provincial o municipal)", explicó Liliana Girini, arquitecta y directora de Patrimonio Cultural de Mendoza.

Para todo el territorio provincial –completó la funcionaria- el organismo encargado de cuidar el patrimonio cultural es la Dirección de Patrimonio Cultural, que depende de la Secretaría de Cultura de Mendoza. El territorio local cuenta con la Ley Provincial de Patrimonio N° 6.034, que fue reglamentada en agosto de 2009.

En el marco de esta norma, se puede hablar de patrimonio: inmueble, inmaterial, documental-fotográfico, arqueológico, arquitectónico-religioso y paleontológico. En la propuesta infantil, a la que pueden acceder las escuelas, se fusionan el pasado y el presente para ir descubriendo los sitios patrimoniales emblemáticos de los departamentos mendocinos. 

viernes, 6 de mayo de 2011

Los niños descubren una ciudad española a través de los sentidos


Vista, oído, gusto, olfato y tacto son los protagonistas en Aragonia hasta el próximo 5 de junio con "Sentidolandia". Se trata de una actividad lúdica y pedagógica que acerca a los niños la provincia de Zaragoza a través de los sentidos en un tablero gigante en el que los más pequeños podrán jugar y aprender a la vez.
Aragonia ha preparado una nueva actividad en la que los sentidos son los protagonistas. “Sentidolandia” es una actividad lúdica, pedagógica y cultural, dirigida a niños de entre tres y diez años, que pretende dar a conocer la provincia de Zaragoza a través de los sentidos.
Así, hasta el próximo 5 de junio, Aragonia establece varios espacios distribuidos por el centro que tienen como nexo de unión un tablero gigante con un dado. A través de este tablero, el niño puede ir de una zona u otra y tiene que superar diferentes pruebas hasta que consiga llegar a la casilla de meta.
De este modo, hay diferentes zonas, divididas por sentidos. Animalandia (vista y oído) es un espacio compuesto por paisajes panorámicos donde pueden conocer la ciudad, el aire, el río, el bosque y el desierto. Una vez superada esta prueba reciben un tríptico explicativo con la fauna y flora que nos rodea y se les sella su tarjeta de juego con “prueba superada”, de este modo, pueden volver al tablero a por su siguiente reto.
Por su parte, en Tactiolandia (tacto y olfato) pueden descubrir a qué huele Zaragoza y cuáles son sus texturas. Se trata de desarrollar una actividad relacionada con estos sentidos, reconocer al tacto figuras, olfatear diferentes aromas, recortar, pintar, pegar…
El sentido del gusto también esta presente a través de diversos locales de restauración que aportan sus productos para conocer más de cerca la gastronomía zaragozana.

viernes, 18 de marzo de 2011

Descubren perro domesticado de hace 31.700 años



Nuestros inseparables amigos están con nosotros desde al menos 31.700 años, y es que un equipo internacional de científicos ha identificado al perro compañero más antiguo en una cueva de Bélgica. Hasta ahora el más antiguo era un perro encontrado en Rusia, hace 14 mil años (Eliseevich).

Los restos fósiles del perro fueron descubiertos en la cueva Goyet, y al parecer estarían asociados con la cultura Auriñaciense.

Las diferencias más marcadas entre estos perros y los actuales es el tamaño de los dientes”, dijo a Discovery, Mietje Germonpré, autor principal del artículo, que ha sido publicado en Journal of Archaeological Science (abstract).

En forma, los perros paleolíticos eran más parecidos a los actuales huskys siberianos, pero en tamaño eran más grandes, tal vez parecidos con los perros pastores”, agregó Germonpré, paleontólogo del Instituto Real belga de Ciencias Naturales.

En el artículo los científicos comparan a este perro antiguo con otros 117 cráneos de perros fósiles y actuales, e incluso con lobos y zorros.

En esa comparación pudieron descubrir que “el perro paleolítico tenía un hocico más corto y ancho y un casquete cerebral relativamente más grande que otros perros fósiles y lobos”, dijo Germonpré.

Al fósil se le realizó un análisis de isotopos con el cual se pudo saber de qué se alimentaban, y eso arrojó presas como caballos, renos y bueyes almizcleros, pero nada de pescado.


Germonpré tiene una teoría de cómo podría haberse iniciado la domesticación de los perros, y es que tal vez los cazadores prehistóricos mataron a una loba y se llevaron sus cachorros a casa, para cuidarlos. Es sabido que todas las crías suelen generar ternura en el ser humano, y tal vez los primitivos cazadores de Europa no fuesen la excepción.

Según Germonpré, se iban quedando con los más dóciles y se deshacían de los salvajes, con lo que en unas 10 generaciones ya se podrían ver cambios morfológicos.

Según los autores es posible que los perros fuesen usados para rastrear, cazar y para transportar las presas.

Según Susan Crockford, antropóloga y bióloga evolutiva de la Universidad de Victoria, Canadá, no cree que los ariñaciences hubiesen domesticado al lobo para convertirlo en un perro, sino que los lobos tuvieron una “auto domesticación” cada tanto en la historia evolutiva, lo que podría explicar por qué aparecen y desaparecen del registro fósil. O sea por qué no hay más perros en el registro arqueológico.

Vía Discovery Channel <--- Blog de John Hawks

miércoles, 2 de marzo de 2011

El ultra-reaccionario Vargas Llosas elogia el trabajo de los socialdemócratas suecos de los años ochenta y la escuela pública.


Rinkeby, una escuela pública de Estocolmo que es modelo social

"Educar en la tolerancia"

"Si usted visita Estocolmo, le aconsejo que, además de los museos, los palacios, el barrio antiguo y las islas, visite un modesto barrio del sur de la ciudad llamado Rinkeby. La inmensa mayoría de sus pobladores son familias inmigrantes y, me dicen, se trata de uno de los distritos más pobres del país, aunque la idea de pobreza, en Suecia, que ha alcanzado el más alto nivel de vida del mundo junto con Suiza, tenga poco que ver con lo que para el resto del planeta esta palabra significa.

Lo importante de conocer en Rinkeby es el colegio público, una institución que es un espejo de lo que debería ser la sociedad humana, el mundo entero, si prevalecieran entre nosotros los mortales la sensatez, el tino y el espíritu práctico. Hay en este colegio chicos y chicas que hablan diecinueve idiomas distintos y proceden de un centenar de países diferentes. Todos conocen el sueco y el inglés, pero no han perdido su lengua materna porque el colegio se las ha arreglado para que todos reciban, cuando menos una hora por semana, clases en el idioma que hablan en casa y hablaron sus ancestros. El director del colegio, Börje Ehrstrand, está convencido de que la integración de estos niños a la cultura y a los usos de Suecia es más fácil no si rechazan, sino reivindican y se sienten orgullosos de su origen. La filosofía que impregna la escuela de Rinkeby cabe en una palabra: tolerancia.

De la frenética cantidad de cosas que hice y que vi en los ocho días que acabo de pasar en Estocolmo, pocas me conmovieron tanto como la tarde que estuve en Rinkeby. Me dieron la bienvenida diecinueve niños y niñas, cada uno en un idioma distinto. Todos ellos constituían un verdadero abanico de las razas, las tradiciones, las religiones y las culturas del mundo. Había jovencitas escandinavas en minifalda junto a muchachas veladas del Yemen, árabes norafricanos entreverados con turcos, chilenos y chinos, atuendos extravagantes y formales. Comenzaron la función cantando canciones nórdicas relacionadas con la Navidad.

Después, vino el espectáculo. Constaba de dos partes. La primera consistía en un resumen de la vida y la obra de Alfred Nobel (1833-1896), el químico que inventó la dinamita, fue un poderoso industrial y legó su fortuna para la creación de los premios que llevan su nombre. Esta síntesis biográfica no ocultaba que el fecundo y célebre personaje había sido un socialdemócrata republicano y antimonárquico y que había pergeñado también algunas obritas literarias, con más entusiasmo que inspiración. Luego, la representación se volvió todavía más didáctica y nos explicó a los presentes en qué consistían los hallazgos y realizaciones que habían merecido este año a sus autores los premios Nobel de Medicina, Física y Química. ¡De quitarse el sombrero! La víspera, en un programa de la BBC, los propios laureados intentaron iluminarnos a los profanos sobre aquellos inventos y -creo que no hablo por mí solo- nos dejaron a todos en la luna de Babia. Estos mocosos, en cambio, a través de sus dibujos, fotografías, tarjetas y explicaciones orales, algunas impregnadas de buen humor, consiguieron darnos a los espectadores una idea bastante más precisa de aquellos logros científicos, incluido el prodigio magnético del sapo volador (la estrella de los Nobel de este año, sin la menor duda), conseguido por el físico Konstantin Novoselov.

La segunda parte consistió en contar y representar de manera resumida una novela mía, El hablador , en la que un muchacho judío peruano, limeño y de clase media, se vuelve un contador de cuentos machiguenga, es decir, vive una conversión cultural que es también una mudanza histórica, de hombre moderno y racional en un ser primitivo, mágico y religioso. Lo hicieron maravillosamente bien, ilustrando con diseños, música y estampas los textos que iban leyendo en diferentes idiomas los distintos narradores. Me pareció estar reviviendo las interioridades de todo lo que fue la construcción de aquella historia.

Ni el barrio ni la escuela de Rinkeby fueron hace veinte años la sombra de lo que son ahora. La violencia reinaba en el lugar y las fotos de la época muestran que las aulas, patios y pasillos escolares eran un monumento a la suciedad y al desorden, en tanto que el rendimiento escolar era el más bajo del país. Fue en estas condiciones en que uno de los profesores, Börje Ehrstrand, asumió la dirección. Las reformas que introdujo fueron discutidas con los padres de familia, a los que, a partir de entonces, se les dio una participación intensa y constante en todas las actividades escolares, incluidas las didácticas. Ellos mismos y los alumnos aseguraron a partir de entonces la limpieza del local, haciendo trabajo voluntario.

Los dos primeros años son los más difíciles y en ellos la tarea primordial de la escuela es ir limando la desconfianza y la actitud huraña de los recién llegados hacia sus compañeros de carpeta que visten distinto, hablan otra lengua, adoran a otro dios. Algunos se adaptan con facilidad; los que no, tienen cursos especiales, a los que asisten los padres, asesorados por los dos psicólogos que forman parte del plantel. Generalmente, a partir del tercer año la comunicación y los intercambios son fluidos y se puede hablar de una integración en la diversidad, porque los denominadores comunes -el idioma y la aceptación del "otro"- ya forman parte de la personalidad del alumno.

La escuela de Rinkeby no sólo es notable porque en ella coexistan niños y niñas de todo el espectro cultural; también, porque desde hace tres años sus alumnos figuran en el palmarés del concurso nacional de matemáticas y por los excelentes logros académicos del promedio. La demanda ha hecho que en los últimos cinco años la escuela haya crecido, que en la actualidad una cuarta parte de sus alumnos procedan de otros barrios, y que la fama de la institución vaya trascendiendo las fronteras suecas. Hace poco, la Comunidad Europea la premió como la institución que más éxito ha tenido en la prevención de la delincuencia juvenil.

Sentí mucho no haber tenido ocasión de conversar, en esa tarde tumultuosa, con Börje Ehrstrand, a fin de conocer más de cerca al autor de esta hazaña cultural y democrática que es el colegio que dirige. Pero sí visité la biblioteca y me dio gusto saber, por boca de una de las bibliotecarias, que la enseñanza de la literatura y la incitación a leer forman parte primordial del currículo de la escuela. No es de extrañar que -al revés de lo que se suele creer, que la escuela no es más que un reflejo de aquello que ocurre en la vecindad- en este caso la formidable transformación del colegio del barrio haya tenido un efecto saludable en la comunidad que lo rodea, atenuando la violencia, las disputas étnicas y religiosas, la criminalidad.

Suecia no ha sido inmune a los prejuicios contra la inmigración que, atizados por la crisis financiera y la consiguiente reducción del empleo, han dado a partidos y movimientos extremistas, antiinmigrantes y xenófobos, una presencia política que no tenían. Por primera vez, uno de ellos ha entrado al Parlamento sueco en las últimas elecciones. No es la primera vez que ocurre así. Cuando una sociedad es víctima de alguna catástrofe, económica o política, surge la necesidad de un chivo expiatorio y, por supuesto, los inmigrantes son los blancos principales. No importa que todas las estadísticas señalen que sin la emigración los países europeos no podrían mantener los altos niveles de vida que tienen y que lo que los trabajadores extranjeros aportan a la economía de un país es muy superior a lo que de ella reciben. La verdad se hace añicos contra lo que Popper llamaba el espíritu de la tribu, ese rechazo instintivo del "otro", del que no forma parte de la propia manada u horda, esa cerrazón primitiva que es el mayor obstáculo para que un país alcance la civilización.

Por eso, lo que ha conseguido el colegio de Rinkeby es tan importante y debería servir de modelo a todos los países que reciben grandes contingentes de inmigrantes y quieren evitarse los problemas que resultan de la marginación y discriminación de que éstos suelen ser víctimas. Hay que empezar con los niños. Que éstos aprendan a convivir con quienes tienen hablas, pieles, dioses, costumbres distintas, y que, conviviendo, vayan desprendiéndose, como de un residuo inútil, en sus propias culturas, de todo aquello que dificulta o impide la coexistencia con los otros, es la más segura manera de conseguir que más tarde, cuando sean ya hombres y mujeres, puedan vivir en paz en esa diversidad étnica y lingüística, que, nos guste o no, será el rasgo primordial del mundo cuyos umbrales ya pisamos.

Mario Vargas Llosa"

lunes, 28 de febrero de 2011

Las pastillas del abuelo griego


Unas tabletas medicinales encontradas en un barco hundido hace 2.000 años se convierten en la primera prueba material de que los antiguos griegos ya utilizaban ciertas plantas como medicamentos.

Durante años, los investigadores buscaron evidencias que demostraran que los griegos y los romanos realmente ponían en práctica la medicina que describían en sus escritos académicos. Ahora, los análisis de ADN relacionaron muestras de cebolla, alfalfa, apio y otras hierbas encontradas en un naufragio con los textos clásicos de Diocorides, quien escribió la Enciclopedia de Sustancias Naturales en el siglo I.

Este descubrimiento, aseguran los expertos, podría tener importancia en la investigación actual en medicina. Alain Toumaide, historiador del Museo Smithsoniano de Historia Natural de Washington, asegura que las tabletas analizadas podrían haber sido usadas para tratar enfermedades gástricas a bordo del barco.

"Esta es la primera vez que se analizó un compuesto medicinal. Anteriormente se habían encontrado plantas en algunos yacimientos arqueológicos, pero nunca tabletas. Esto es nuevo", apuntó Toumaide a la BBC.

miércoles, 26 de enero de 2011

Los orangutanes son casi humanos


Coinciden en un 97% con el genoma del ser humano. Aunque no somos tan parecidos.

Un consorcio internacional de investigación, con participación española, ha secuenciado el genoma del orangután, el homínido más distante del ser humano, aunque con unas coincidencias genéticas que alcanzan el 97 por ciento, según publica esta semana la revista "Nature" en portada.

Científicos del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona (UPF-CSIC) y del Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo han colaborado en este trabajo, dirigido por el investigador Devin Locke, de la Washington University in St. Louis, que es fruto de la colaboración de más de treinta laboratorios de siete países.

Los investigadores han identificado los más de tres millones de pares de bases que constituyen el genoma del orangután, un animal con el que el hombre compartió un antepasado común hace más de doce millones de años.

Pese a las grandes coincidencias genéticas del ser humano con el orangután, “los humanos no somos tan parecidos a ese homínido, ni al resto de ellos como se pensaba hace unos años”, ha explicado a Efe Arcadi Navarro, coordinador del trabajo aportado al estudio por los investigadores de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, donde es catedrático de genética.

Grandes diferencias
El científico, que es además de profesor del Instituto de Biología Evolutiva (UPF-CSIC), ha añadido que “gracias a las técnicas modernas se han detectado diferencias muy importantes en ciertos fragmentos del genoma de unos y otros, y eso nos hace muy distintos”.

Únicamente ese 3% de diferencias en las zonas comunes del genoma representan alrededor de 90 millones de variantes no comunes, a lo que se sumaría otro 15% de rasgos totalmente distintos como consecuencia de los fragmentos genómicos no coincidentes entre ambos grupos.

“Solo en esos fragmentos del genoma no compartidos -señala el investigador- podría haber hasta decenas de genes que nosotros tenemos pero los orangutanes no, y viceversa”.

Avances
Según los científicos, con la secuenciación del genoma del orangután se ha ampliado el conocimiento genómico de los primates vivos, entre los que se incluyen el hombre y el chimpancé.

Este conocimiento se verá completado con el genoma del bonobo y del gorila previsiblemente en los próximos meses.

Por otra parte, también han sido secuenciados ya los genomas de los extinguidos Homo Neandertal y del homínido de Denisova.

Para entender la evolución
Los datos obtenidos ahora respecto al orangután aportan claves para entender la evolución de los homínidos y el proceso que dio lugar a la aparición del ser humano.

Asimismo, desvelan información sobre los mecanismos en torno a las reorganizaciones cromosómicas de enfermedades como el cáncer.

En el estudio, los científicos también descubrieron la gran diversidad genética existente entre los propios orangutanes, al comparar el genoma de un orangután de Sumatra con los de otros cinco de Borneo.

“El orangután medio es más diverso desde el punto de vista genético que el humano medio”, afirma en una nota el autor principal del estudio, el genetista Devin Locke de la Universidad de Washington.

Los científicos registraron 13 millones de variantes de ADN en los orangutanes, una información que permitirá conocer la diversidad genética de estos animales en libertad y en cautividad y a fijar prioridades para su conservación.

La diversidad es importante porque realza la capacidad de las poblaciones de orangutanes de mantenerse sanas y adaptarse a los cambios en el entorno.

miércoles, 19 de enero de 2011

En el paleolítico había galletitas

Una investigación revela que en el Paleolítico se consumía harina y verduras • Hasta ahora se pensaba que la dieta se basaba casi totalmente en carne
No todo era cazar en el Paleolítico. Un nuevo estudio ha puesto de manifiesto que la producción de harina y el consumo de vegetales eran comunes en la Europa de hace 30.000 años. Los resultados se publican en la edición digital de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS).
Los granos de almidón recuperados de restos de piedras con 30.000 años de antigüedad sugieren que los humanos podrían haberse alimentado más de lo pensado hasta el momento de comidas basadas en plantas.
Los investigadores del Instituto Italiano de Prehistoria y Primera Historia en Florencia dirigidos por Anna Revedin, analizaron granos de almidón y piedras desgastadas que fueron descubiertas en localizaciones arqueológicas en Italia, Rusia y República Checa.
Los patrones de desgaste de las piedras indican que fueron utilizadas para moler raíces y granos de forma similar a un mortero.

Otros artículos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un trabajo práctico

El cine se presenta como un recurso didáctico excepcional que motiva a los alumnos y representa, ilustra e integra los conceptos y actitudes que el currículo desarrolla.
Cuatro películas para ver
bajo las siguientes consignas:
1. Definir el "objeto de conocimiento".
2. Analizar las formas que el docente transfiere el conocimiento a los alumnos.
3. Observar cómo los alumnos se apropian del conocimiento y que estrategias usan.
4. Ordenar, sistematizar y redactar un informe con sus propias palabras.